Archive for the ‘Rapaces’ category

Buitre leonado (Gyps fulvus)

agosto 22, 2008

El buitre leonado (Gyps fulvus) es una de las mayores rapaces que puede encontrarse en la Península Ibérica, superando en envergadura (hasta 260 centímetros) incluso al águila imperial ibérica. Junto con el buitre negro, el quebrantahuesos y el alimoche (en verano), es una de las pocas especies de buitres que pueden verse en Europa, pues se le puede encontrar en España, Portugal, zonas aisladas de Francia (donde ha sido reintroducido) e Italia, buena parte de los Balcanes y Crimea. El resto de su distribución abarca varias partes de África septentrional y Asia occidental, desde Turquía, Arabia y el Cáucaso hasta las estribaciones del Himalaya y el noroeste de la India.

Búho Pescador Común (Scotopelia peli)

agosto 22, 2008

El Búho Pescador Común es natural del África. Su distribución es al sur del desierto de Sahara. No es común y en algunos lugares se le considera rara. Habita en los bosques y selvas donde hay ríos y lagos de agua dulce o salobre. La temporada de cría depende de la seca, cuando el nivel de los ríos baja y los peces se concentran. Anida en los huecos en los árboles. Se alimenta de peces. Complementa su dieta con anfibios, crustáceos y otros animalitos acuáticos. De longitud alcanza de 61 a 63 cm, con un peso sobre los 2 kg. A esta ave se le llama en inglés Pel’s Fishing Owl.

Cóndor californiano (Gymnogyps californianus)

enero 31, 2008

(Shaw, 1798)
Condor de Californie (Fr.);

California Condor (I.)

DISTRIBUCIÓN

Neártica (históricamente de 49’N a 32’N, pero sólo de 36° N a 35° N hacia 1a década de 1980 cuando los pocos que quedaban fueron sometidos al cautive­rio para reproducirse, y luego de 37° N a 35° N a finales de la década de 1990 gracias a las sueltas de aves nacidas en cautividad); actualmente orden 2 como especie reintroduci­da; área antes extensa pero ya muy reducida hacia 1990, y especie extinguida en la naturaleza en 1987-1992.

MOVIMIENTOS

Básicamente sedentario, pero las observa­ciones de aves salvajes indicaban un radio de deambu­lación de h. unos 240 km; y hasta la década de 1930 individuos ocasionales divagaban h. el NO de México (Baja Cali­fornia) y Arizona. Posteriormente, la radiotelemetría mos­tró movimientos de alimentación de hasta unos 30 km; y actualmente la población nacida en cautiverio se ha observa­do que se desplaza hasta unos 400 km, aproximadamen­te.

HÁBITAT

Cría en montañas con riscos accidentados y laderas empinadas; busca carroñas en zonas de ganade­ría extensiva, en pie de montes abiertos con tierras arbo­ladas esparcidas. Los nidos californianos se hallaban de 450 a 1400 m, rara vez hasta 2000 m. Las aves soltadas sobre­vuelan hoy zonas rocosas de monte bajo, bosques de co­níferas y sabanas de robles.

RASGOS DE CAMPO

Catártido enorme, en gran parte negro a excepción del blanco de las alas, con pico relativamente corto, cera alargada, cabeza (amarillo anaranjada en el ad.) y cuello (más rojo) en gran parte desnudos y arru­gados o a veces hinchados, gorguera plumada, mancha de buche desnuda, alas largas, cola de longitud media y patas más bien cortas pero pies grandes. Pasa gran p. de su tiempo acicalándose o asoleándose con las alas exten­didas sobre un saliente o una rama; anda pausadamente (a veces sobre los tarsos), corre y salta; extremidades alares hasta el ex­tremo caudal. Sexos similares pero tamaño muy variable y hembra probablemente un 8% menor en promedio; el joven y otros inmaduros se distinguen por los colores de cabeza y pi­co, y de la parte inferior de las alas; no es adulto h. los seis o sie­te años.

POSADO

Adulto Cuerpo y plumas de vuelo principalmente negros o negruzcos, con finas listas de raquis grises en las plumas lanceoladas de la gorguera e inconspicuos márgenes marrones en el dorso y las coberteras alares pequeñas, pero las coberteras gran­des tienen puntas irregulares blancas (que forman una barra transversal corta y estrecha en las alas cerradas) y las secundarias márgenes grisáceos (que adquieren un matiz plateado en las más internas); cabeza casi desnu­da, aparte de la “mancha” de cerdas negras en la fren­te y entre los ojos, y de amarilla a anaranjado rojiza con un contrastado pico blancuzco, aunque vira a más roja en la parte anterior del cuello y la mancha del buche (v. “Partes desnudas”), las cuales dilata a veces; patas de rosáceas a blancuzcas.

Joven y segundo/tercer año Planta posado simi­lar aparte de los márgenes de las plumas más pálidos por encima, aunque las puntas blancas de las coberteras grandes suelen ser mucho más estrechas (o incluso ausentes con el desgaste) y las secundarias ints. menos grises; pero la mancha del buche, el pico y la cabeza son pardo-grisáceos oscuros, con una pelusa negruzca en la nuca y la p. post. del cuello.

Últimos inmaduros y subadulto. Puntas blan­cas más conspicuas en las coberteras grandes a partir del 3.e’-4.° año; los ojos empiezan a enrojecerse, y la base del cuello muestra primero un anillo naranja que luego se extiende hacia arriba; pero incluso en el estadio subad. del 5º año aún hay mucho grisáceo oscuro en píleo y me­jillas, y la cabeza continúa siendo bastante oscura.

Partes desnudas Ojos rojos en el adulto, pardo-grisáceos en el joven. Pico hueso blancuzco en el ad., grisáceo oscuro en el jov. Cabeza y cera de amarillas o incluso amarillo grisáceas a rosa y naranja rojizas (colores que tb. varían emocio­nalmente volviéndose más rojos) en el adulto; grisáceas oscuras en el joven. Mancha del buche roja en el ad. y gris oscura en el jov. Patas de rosa carne apagado a blancuzco.

VUELO

Rapaz enorme con la cabeza desproporciona­damente pequeña pero prominente, h. siete dedos con muescas muy profundas en las alas largas y anchas, y co­la cuadrada o ahusada y de longitud media (más pun­tiaguda en el jov.); envergadura 2,3 veces la long. total. Aleteos lentos y rígidos; después de remontarse en las térmicas y antes de planear, suele arquear las alas hacia abajo h, que los extrs. casi se tocan; remonta y planea con la alas casi planas o a veces muy lig. levantadas, con los dedos más o menos levantados y produciendo un so­nido sibilante.

Adulto Princ. negro con la cabeza desnu­da y coloreada pero por encima con una barra blanca en las coberteras grandes y un tono plateado en las secundarias internas; en vi. inf., las coberteras medianas y grandes inter­nas blancas forman una mancha larga e irregular que se estrecha hacia los ángulos carpales y resalta los bordes ants. negros, mientras que las patas blanco rosáceas y la a menudo visible mancha del buche desnuda y roja crean contrastes adicionales.

Joven y segundo/tercer año Más uniformemente negro con la cabeza grisácea oscura, pero con patas similarmente pálidas; en vista sup., barra blanca más estrecha a lo largo de las coberteras grandes y tono mu­cho menos gris en las secundarias internas; en vi. inf., los triángulos blancuzcos en los revesrs. son homólogos a los del ad. pero están densamente moteados de negro y son mu­cho menos patentes.

Últimos inmaduros y subadulto In­termedios: la cabeza todavía se ve oscura hasta aprox. el 6.° año, aparte del anillo de color anaranjado rojizo, pe­ro las barras de la parte superior de las alas son más anchas y los triángulos de la parte inferior de las alas netamente de tonalida­des blancuzcas a partir del 3º-4º año.

ESPECIES PARECIDAS

Casi inconfundible ya sólo por el tamaño, en tanto que la cabeza coloreada y las mar­cas alares blancas facilitan mucho la identificación del ad. y de los inmaduros más viejos. El otro único catártido in­dígena de California y del N de Arizona es el Aura ga­llipavo (mucho menor, con la cola proporcionalmente más larga, alas distintivamente en dos tonos y netamente levan­tadas en V). Pero v. tb. el Zopilote negro. El Águi­la real y el Pigargo americano inmaduro son las otras dos únicas rapaces norteamericanas más o menos oscuras y bastante grandes para crear confusión, pero ambos son tb. bastante menores, con la cola relativamente más larga y con la cabeza plumada (píleo y nuca del A. real amarillentos); cualquier dibujo blanco o blancuz­co suele ser bastante distinto del cóndor inmaduro aunque algunos Pigargos americanos jóvenes pueden ser totalmente oscuros excepto las manchas y diagonales blancas en axilares y revests. Desde 1988 se han soltado en Cali­fornia algunos Cóndores andinos [6] criados en cau­tividad (únicamente hembras, para evitar todo riesgo de colonización) como parte de una investigación encami­nada a restablecer el C. californiano: tamaño muy simi­lar pero la cola se ve más larga y estrecha, y las alas no tan anchas, en tanto que la gorguera blanca del adulto y la distribución del blanco en sus alas son bastante dis­tintos, y el joven es totalmente oscuro con la cabeza y la vellosa gorguera marrones (y no grisáceas oscuras).

VOZ

Como otros catártidos, suele ser silencioso a no ser por los diversos gruñidos y siseos cuando se alimenta o lucha.

ALIMENTACION

Carroña, casi únicamente cadáveres de grandes mamíferos y esp. ciervos, vacas, ovejas y caba­llos, pero también se documentó el consumo de ardillas te­rrestres californianas Spermóphilus beecheyi cuando éstas quedaron disponibles en grandes números por los envenenamientos masivos. No se conocen ataques a animales vivos, aunque en el s. xcx comía a veces mejillones. Bus­ca alimentos remontándose, para descubrir carroñas y agrupaciones de con específicos u otros carroñeros. Do­minante sobre el Aura gallipavo y otros carroñeros.

CONDUCTA SOCIO-SEXUAL

Semigregario o inconsis­temente social: antes del último derrumbe poblacional los no reproductores dormían en grupos de h. 20 individuos, va­rios individuos podían remontar o bañarse socialmente y podían formarse importantes agrupaciones en las carroñas. Aunque ambos miembros de la pareja pueden planear juntos, la única parada de la especie es una breve danza de cortejo realizada por el macho posado en un saliente o una rama gruesa: éste gira de un lado a otro o da una vuelta completa, con las alas extendidas y la cabeza do­blada hacia abajo hasta casi tocar con el pico la mancha del buche.

REPRODUCCIÓN

Solía poner en fe.-mayo pero la ocupación del nido duraba otros 7-8 meses, incluso cuando el pollo lo abandonaba antes de poder volar. Las parejas anidaban en solitario y, si tenían éxito en la cría, gen. cada dos años. No se usaba material alguno: la Q ponía su huevo en los detritos, en el suelo de una cue­va en una pared de risco, entre cantos en una empina­da pendiente o, excepcionalmente, en una gran cavidad a unos 30 m en una secuoya gigante. Puesta 1. Incubación unos .55-60 días. Plumación unos 6-% meses, pero el po­llo puede irse del nido a los 5 meses; se alimenta por re­gurgitación.

POBLACIÓN

Aunque no se ha documentado nun­ca nido alguno fuera de California, a princs. del s. xtx la distr. abarcaba más de 2000 km desde el SO de Canadá (extr. S de Columbia Británica) h. el NO de México (N de Baja California, donde se ci­tó por última vez 1937) y, dado que los inds. eran aparentemente sedentarios aunque con un área de deambulación de h. unos 400 km, el área de cría debía extenderse al N como mínimo h. el estado de Washington. (Los restos fósiles muestran que esta sp., o un ancestro algo mayor del Pleistoceno, ocupa­ba antiguamente un área mucho más extensa, esp. desde Nuevo México h. Florida, Texas y el NE de México.¡ Hacia 1900 la reproducción estaba confinada a Cali­fornia, y hacia 1946-1947 sólo quedaban unos 60 en el SO, en un arco de herradura relativamente pequeño de tierras altas, de unos 130 000 km cuadrados de extensión, al N de la confluencia entre el S de la Cordillera costera y la: estribaciones suroccidentales de Sierra Nevada: cinco parejas nidificantes, unos 30 adultos no reproductores v unos 20 inms. Factores adversos no del todo conoci­dos, pero que sin duda incluían los disparos y un enve­nenamiento que en su origen iba más destinado a lo• coyotes y después a las ardillas terrestres (v. Alimenta­ción); también la ingestión de plomo de los cadáveres dispa­rados, y después posiblemente tb. las colisiones fatales con cables eléctricos v las caídas en sumideros de extrac­ción petrolífera no vallados, así como el menor núme­ro de carroñas disponibles. Hacia 1982 sólo quedaban 21 parejas y, después de que desaparecieran varios adultos durante el invierno de 1984/1985, sólo una pareja re­productora y unas pocas aves solitarias. La extinción parecía inminente y se acordó atrapar a estos individuos pa­ra incluirlos en los programas de cría en cautividad di­rigidos por el Peregrine Fund* (en el World Center for Birds of Prey**), el Zoo de los Ángeles y el Parque de Animales Salvajes de San Diego; el último cóndor fue capturado en 1987 y entonces habían 22 en cautividad En 1991 el total era de 52, incluidos cuatro capturados como volantones, 13 nacidos de huevos salvajes y 25 de huevos puestos en cautividad; en 1993 ya habían naci­do otros 15. A finales de 1998 ya habían más de 50 aves criadas en caut, además de las 97 cautivas. Se empezará próximamente una tercera repoblación en Nuevo México

Aguilucho africano (Polyboroides typus)

diciembre 26, 2007

DISTRIBUCIÓN: El Aguilucho Africano (Polyboroides typus) es natural del África.

HÁBITAT: e le ve en todo tipo de hábitat excepto por las zonas áridas. Se le documenta desde el nivel del mar hasta los 3000 metros de elevación.

ANIDACIÓN: La temporada de anidación es al final de la primavera (final de la temporada de seca). Naciendo la mayoría de los pichones entre octubre y diciembre que es la temporada de cría de los pájaros. Anida en los árboles y en las palmas. La nidada usual es de dos huevos, aunque normalmente sólo se logra un pichón. La incubación toma de 35 a 36 días. Los pichones se van del nido de los 45 a 55 días.

ALIMENTACIÓN: Se alimenta de pequeños mamíferos, reptiles, aves y sus huevos e invertebrados. Caza parándose en las ramas y buscando en el árbol donde esté por todo tipo de animalito o nido de otras aves. También caza caminando por el suelo.

DESCRIPCIÓN: De longitud mide entre 60 y 66 cm.

OTROS NOMBRES: Al Aguilucho Africano en inglés se le conoce por “African Harrier-Hawk”.

Cfr. www. Damisela.com

SECRETARIO (Sagittarius serpentarius)

diciembre 17, 2007

ORDEN SAGITTARIIFORMES Familia Sagittariidae (Secretario)

 

 

Fr. Secrétaire des serpents I. Secretarybird

DISTRIBUCIÓN

Afrotropical (de 18° N a 35° S); orden 5; ampliamente distribuido y, aunque es de poco común: raro y local en algunas partes, suele ser común en otras. África subsahariana: S de Mauritania, Senegambia y N de Guinea hacia el E, al N de la franja de selva, pasando por el S de Malí, Burkina Faso, Ghana, Togo, Benín, partes del S de Níger, el Chad y Sudán y partes del N de Nigeria, Camerún y la Rep. Centroafricana hasta Etiopía y e NO de Somalia; de allí al S a través del NE y el SE de RD del Congo, Uganda, Kenia y Tanzania hasta los países más meridionales, desde Angola, Zambia, Malawi y Mozambique hasta Sudáfrica.

MOVIMIENTOS

Aunque algunos son sedentarios, p. ej., en algunas regiones del N, el E y el S de África, en otros lugares más característicamente es nómada, por lo ge­neral como respuesta a las lluvias, los incendios y a los cambios en las trashumancias, merodeando extensamente (principalmente a pie) y desapareciendo a menudo de regiones enteras para reaparecer meses o incluso años después.

HÁBITAT

Particularmente herbazales, tanto abiertos co­mo arbustivos o lig. arbolados, pero también granjas de cerea­les a gran escala y subdesiertos con una cubierta vegeta: rala. Prefiere las zonas en las que la hierba no llega a los 50 cm de altura, aunque normalmente evita los lugares don­de los tallos superan 1 m y son demasiado altos para que pueda ver por encima. Evita las zonas de minifundio, con su imponente población humana, así como los de­siertos verdaderos por un lado y la selva o los bosques densos por el otro. Desde el nivel del mar hasta 3000 m.

RASGOS DE CAMPO

Rapaz terrestre de tamaño muy grande -de pie mide unos 1,2 m de altura-, gris, blan­quecina y negra en todos los plumajes, con cabeza y pi­co pequeños, cara desnuda, cuello relativamente largo, patas desnudas excepcionalmente largas con “bermudasde plumas (pero con dedos gruesos y cortos y garras despuntadas), cola larga y graduada con las rectrices centrales mucho más largas, y larga cresta eréctil de plumas espatuladas con las puntas negras. Estas últimas por analogía con los manojos de plumas de gan­so que los antiguos secretarios llevaban insertadas detrás de las orejas, se suponía que eran las responsables del nombre de “Secretario”, pero hoy en día se ha establecido que el término deriva del árabe sagra-­tair, que vincula “cazador” o “rapaz diurna” con vuelo” (Fry). Aunque nidifica y descansa en árboles de copa generalmente plana, el “águila caminadora” de África pasa la mayor parte del día en el suelo, andando a un paso constante al tiempo que sacude la cabeza hacia atrás y hacia delante, y deteniéndose o pateando periódicamente y recogiendo comida, a 100-120 pasos por minuto, con un promedio de hasta 3 km/h, puede viajar 20-30 km día. En general, prefiere andar a correr, y correr a volar.

Sexos similares, pero la hembra suele tener la cresta bastante más corta y es un 3% más pequeña en promedio con las plumas centrales de la cola un 16% más cortas; joven bastante similar pero distinguible (y con la cola todavía más corta); no se sabe a qué edad llega a la madurez completa pero se vuelve muy parecido al adulto después de la primera muda.

Posado Adulto Gris azulado por encima y más blanco por ­debajo (las hembras suelen estar menos teñidas de azul que los machos), con cara desnuda naranja, cresta con las puntas negras, plumas caudales con una banda terminal, y rémiges, vientre y muslos negros. Joven Cola y cresta más cortas; por lo demás suele ser bastante simi­lar excepto la cara más amarilla, los ojos grises (no ma­rrones) y el plumaje algo más apagado (márgenes y pintas marrones poco visibles en coberteras alares y vientre, tenue barrado en el área cloacal); ocasionalmente sin embargo, al menos en el E de África, los jóvenes son más marrones en todas las áreas pálidas. Partes desnudas: Ojos marro­nes en el adulto, y grises en el.joven. Cera de gris azulada a ama­rillenta. Cara desnuda del ad. naranja amarillenta a naranja rojiza, amarilla en el joven Pies de carne blanque­cino a rojizo apagado.

VUELO

Rapaz de gran tamaño que, cuando se la obliga a volar o tiene que viajar con rapidez, o en las exhibicio­nes aéreas, muestra una silueta única: cabeza pequeña y protuberante sobre un cuello largo, alas largas y anchas con los extremos redondeados, y cola en forma de diaman­te que sobrepasarían los dedos si no fuera por las plumas centrales muy alargadas; envergadura 1,6 veces la longitud total. Alza el vuelo con una corta y agitada carrera, y con continuos aleteos y planeos, pero una vez se encuentra totalmente en el aire puede remontar como una cigüeña en las térmicas, ocasionalmente h, grandes alturas. Adulto Por debajo, las rémiges negras contrastan marcadamente con la cabeza, el cuerpo y los revestimientos grises blanquecinos; las marcas de la cola y los muslos negros son también patentes. Menos contraste en las partes superiores más grises, excepto el obispillo negro y las supracoberturas blancas o barradas. Jo­ven A menudo difícil de distinguir en vuelo del ad., ex­cepto por la proyección caudal más corta, a no ser que se pueda ver el barrado marrón en revestimientos y área cloacal.

ESPECIES PARECIDAS

Muy distinto de cualquier ra­paz. La vida terrestre, las patas y la cola largas, y la colora­ción gris hacen más probable la confusión, en una visión rápida y distante, con una avutarda o una grulla (esp. la Grulla del paraíso In thropoides paradisea en el S de África o la invernante[e G. damisela ,4. virgo en el S de el Chad c Sudán); el parecido con las grullas aumenta durante la exhibición terrestre (c. Conducta sociosexual). En vue­lo, el Quebrantahuesos 153J es quizás el más parecido en forma al joven de fase marrón (excepto por las plumas cauda­les centrales), pero jizz y el dibujo bastante diferentes.

VOZ

Generalmente es bastante silencioso, aunque emi­te un graznido repetido e intenso, o un gruñido, korrrr-orr áspero y descendente, tanto en las exhibiciones áe­reas y terrestres como en el nido, así como una versión más suave cuando alimenta a los polluelos. Se han llega­do a describir maullidos o silbidos emitidos por las aves en el dormidero.

ALIMENTACIÓN

Es probable que se nutra principalmente de grandes insectos terrestres y pequeños roedores, pe­ro devora cualquier animal pequeño con el que se cruce y que sea capaz de matar. Entre los insectos, captura especialmente saltamontes y escarabajos. Entre los roedores se in­cluyen muchos ratones, pero también otros mamíferos como erizos, mangostas, ardillas y liebres. Otras presas citadas varían desde lagartos, serpientes, aves pequeñas y po­lluelos, y huevos y pollos domésticos hasta anfibios e incluso cangrejos de río y pequeñas tortugas. Las serpientes ra­ra vez constituyen el alimento básico, pero incluyen ví­boras Bitis, cobras y otras especies venenosas. Siempre busca las presas en el suelo, capturando cualesquiera que en­cuentre mientras camina; en ocasiones corre brevemente detrás de alguna presa, con las alas parcialmente desple­gadas; patea el suelo periódicamente para levantar las presas avistadas o sospechadas. Recoge la mayoría de las pre­sas pequeñas con el pico y, a menos que sean demasia­do grandes, se la traga enteras con su enorme abertura bucal, pero las presas muy móviles o peligrosas las piso­tea antes para matarlas. Los pies con sus dedos gruesos y cortos resultan inútiles para transportar pero sí pue­de usarlos para situarse encima de la presa y desgarrar la carne con el pico. También puede levantar las serpientes con el pico y lanzarlas desde lo alto. Aunque transporta casi toda la comida en el buche, las piezas grandes pue­de esconderlas entre los arbustos. Siempre se ve fuer­temente atraído por los incendios de hierbas y los suelos quemados, donde busca insectos muertos y otros anima­les pequeños, pero según parece no toca las carroñas de mayor tamaño.

CONDUCTA SOCIOSEXUAL

A veces solitario pero más típicamente en parejas o en grupos familiares; se observan grupos mayores en las fuentes de comida abundante (p. ej., en los suelos recién quemados) y congregaciones de hasta 50 individuos, presumiblemente no reproductores, en las char­cas de las zonas subdesérticas del SO. La exhibición aé­rea de cortejo es impresionante debido al tamaño de las aves y a los gruñidos que las acompañan, pero no suelen comprender más que remontes altos por parte de uno de los sexos, o círculos tanto altos como bajos por par­te de ambos. Ocasionalmente uno de ellos se lanza sobre el otro, el cual da entonces media vuelta s, prescrita sus garras, o bien uno o ambos realizan danzas aéreas on­dulantes poco profundas; estas evoluciones aéreas son, desde luego, características de las rapaces accipitrifor­mes, y denotan por tanto su parentesco con ellas en términos conductuales, aunque en este caso la danza aérea se desarrolla con las alas desplegadas. En el suelo, las pa­rejas o los pequeños grupos de aves pueden “hacer reve­rencias” inclinando el cuerpo hacia delante o correr de un lado a otro y perseguirse con las alas levantadas, una pauta más de grulla que de rapaz. Las persecuciones en el suelo, de nuevo con las alas levantadas, también se emplean para expulsar a los intrusos, los cuales pueden recibir in­cluso patadas por el defensor que salta hacia ellos.

REPRODUCCION

Nidos activos probablemente durante todo el año desde Etiopía hasta África del Sur, con un máxi­mo cada vez más evidente en ago.-mar desde Zambia ha­cia el S. El nido es una gran estructura plana de palos, (le 1-2,5 m de diámetro pero generalmente no más de 30-50 cm de profundidad, tapizada con hierbas, lana y estiércol de mamíferos, a 2-36 m (normalmente 3-7,5 m), típicamente en la cima de una acacia de copa plana o de otro árbol espino­so, localmente (en África del Sur) en pinos aislados. Pues­ta 1-3. Incubación 42-46 días. Plumación muy variable 61-106 días (generalmente unos 75-90), aunque el joven también puede sobrevivir si abandona el nido prematuramente a los 47­50 días; a diferencia de muchas rapaces de gran tama­ño, no hay agresión entre hermanos y a veces cría dos polluelos (al menos en una ocasión tres); de modo simi­lar, la dependencia de después de la plumación es muy variable, entre 62 y 105 días. Si las condiciones son bue­nas, la pareja puede llevar a cabo un segundo intento de cría menos de un mes después de que se haya completa­do la primera.

POBLACION

Las áreas de deambulación a menudo son extensas: las densidades observadas varían mucho, desde 1 pareja/20 km2 a 1 pareja/230 km2, con distan­cias entre nidos de 4,5-15 km; pero estos datos proce­den sobre todo de áreas óptimas en el S de África, y en cualquier otro lugar es a menudo mucho más escaso, in­cluso 1 pareja/500 km2 en regiones más áridas o en años de pocas lluvias. Se estimaron más de 1000 parejas en el NE de Sudáfrica (es Transeaal). Pese a que cl área de distr. total es de unos 15 millones de km2, es poco proba­ble que la población se sitúe por encima del orden cin­co. Aunque se ce beneficiado por el aclarado del bush y la deforestación, y que se adapta fácilmente a la agricultura a gran escala, experimentando incluso incrementos lo­cales, suele considerarse que declina frente a una pobla­ción humana en constante crecimiento y la consiguiente expansión de los cultivos y la urbanización. Poco perse­guido pero vulnerable a las alteraciones ambientales.

VARIACION GEOGRÁFICA

Suele clasificarse como monotípico, aunque a la población del O de África se la distingue a veces como ganahivnsis.

MEDIDAS

Ala ♂ 630-675 mm, ♀ 610-660 mm; cola ♂ 670-­854 mm, ♀ 570-705 mm; tarso ♂♀ 278-342 min. Pesos No sexuados 2,3-4,27 kg.

Águila de cabeza blanca (Haliaetus leucocephalus)

diciembre 9, 2007

Otros nombre: también se le llama Pigargo Americano, “Águila Calva” y “Águila Americana”. En inglés se le conoce por “American Bald Eagle”.

Quebrantahuesos (Gypaëtus barbatus)

diciembre 8, 2007

Cfr. video de National Geographic

OTROS NOMBRES: Al Quebrantahuesos en inglés se le conoce por “Lammergeier” y “Bearded Vulture”. En portugués se le refiere por “Quebra-osso”.

Para más información